Nadal abanderado de España en Rio 2016

Ayer se eligió el que será nuestro abanderado en los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y no será otro que el gran Nadal.  Por cierto para los que no lo sepáis Nadal es Navidad en catalán… así que un bonito titular sería ¡Navidad en Río!

Nada que decir sobre él a estas alturas: es un grandísimo deportista, alguien digno de admirar y de elogiar, un chico con la cabeza tremendamente amueblada, luchador…  pero si el criterio fuera estrictamente el de ser el mejor deportista español, por curriculum, quizás otro debiera ser el abanderado. En este caso existe otra persona con mejor currículum… y no es porque yo sea triatleta, que lo soy, pero pienso que actualmente dicha labor se la merecería Javier Gomez-Noya, triatleta olímpico y con un palmarés tan grande o mayor que el de  Nadal. Pero error!! Su defecto es que es triatleta, no tenista. El triatlón no es tan mediático como el tenis, no mueve masas, ni dinero, de hecho su figura más allá del entorno “especializado” es apenas conocida.

Todo los niños quieren ser Nadal de mayor, pero nadie quiere ser Gomez-Noya!! Y méritos no le faltan: tiene un palmarés que le sitúa como uno de los mejores deportistas españoles de toda la historia… podéis verlo aquí al final.  Tiene un palmarés tan grande que agota solo de verlo:  https://es.wikipedia.org/wiki/Francisco_Javier_G%C3%B3mez_Noya

De hecho el propio Nadal tiene entre sus ídolos a Javi Gomez-Noya, con quien cuando puede hace rutas en MTB por Mallorca

Nadal_Noya

                                              Nadal con su ídolo Gomez-Noya en mi adorada Mallorca

Y por qué muy pocos niños quieren ser Gomez -Noya? Porque no lo conocen!

Esto sucede porque son los deportes de “enfrentamiento”… los “partidos”, los que más triunfan: futbol, baloncesto, tenis… Está en nuestros genes: estamos programados para luchar, enfrentarnos, defender y combatir al enemigo.  Lo vemos dia a dia en la política, donde los candidatos se centran simplemente en ganar al adversario, en combatir y no en simplemente gestionar y dar soluciones. En los deportes de equipo siempre está el bueno y el malo. Yo voy con el bueno y el malo es el enemigo a batir. Fácil y sencillo. Todos se pueden identificar en su lucha con un equipo o una persona (tenista en este caso)… pero ciertos deportes como el atletismo, ciclismo, triatlón, natación, natación sincronizada, vela… el enemigo no es claro, es algo difuso, no hay un qué o un quién nítido contra el que combatir, de hecho en estos deportes muchas veces el enemigo y la lucha es contra uno mismo.

Por eso ciertos deportes que implican una realización personal, una búsqueda de tus propios límites (en un maratón lo importante es acabar, y tan igualmente importante es acabar 2º o 3º, mientras en un partido de tenis solo importa ganar) nunca serán tan mediáticos.

Gomez-Noya, es un ejemplo de lucha, humildad, profesionalidad y palmarés deportivo, nunca podrá ser abanderado, porque no es mediático y no mueve pasta. Así de simple.

Y vosotros, a quién elegiríais como abanderado español??